Científicos afirman que el virus COVID-19 está perdiendo letalidad

@DolarToday / Jun 6, 2020 @ 12:00 pm

Científicos afirman que el virus COVID-19 está perdiendo letalidad

Las infecciones mundiales por coronavirus se están propagando a su ritmo más rápido, pero el número de fallecimientos por millón de habitantes están decayendo. Científicos afirman que el virus está perdiendo letalidad, mientras que otros dicen que hay más test realizados

Infobae

Los contagios globales diarios de coronavirus alcanzaron un nuevo récord de casi 130.000 casos durante la última jornada y la curva de infecciones del brote que ya afecta a más de 6,51 millones de personas está aún lejos de alcanzar su punto de inflexión a nivel mundial, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El último informe diario del organismo precisa que el total de infecciones registradas durante la última jornada fue de 129.281 en total, casi 36.000 más que los 93.246 informados el 3 de junio. Así, el número de casos de coronavirus está aumentando a su ritmo más rápido desde que comenzó la pandemia, pero la tasa de mortalidad está disminuyendo, posiblemente proporcionando evidencia de que el virus se está debilitando.

Hoy, el mundo registró más de 16 casos del virus por millón de personas en el planeta, que es el segundo número más alto desde que surgió la enfermedad. En los últimos siete días, el número promedio de casos diagnosticados fue de 114.000 en comparación con un promedio de solo 86.000 en la primera semana de mayo, impulsado por brotes que empeoraron rápidamente en Brasil, India y Rusia.

Pero las muertes no han seguido el mismo ritmo que los contagios. Hoy hubo 0,67 muertes por millón de personas en el planeta, muy por debajo del máximo histórico de 1,35 por millón del 16 de abril, cuando la enfermedad azotaba Estados Unidos y varios países de Europa. Desde el 29 de mayo ha habido un promedio de 4300 muertes por día, en comparación con 5.100 por día a principios del mes pasado.

Una posible explicación aún no probada de esta tendencia es que el virus podría estar debilitándose. Esa teoría fue presentada por primera vez por el doctor Alberto Zangrillo, jefe del Hospital San Raffaele de Milán y ex médico de Silvio Berlusconi, a principios de esta semana.

Zangrillo sugirió que la cantidad del virus detectado en pacientes hacia fines de mayo era ‘infinitesimal’ en comparación con las cantidades detectadas anteriormente en la propagación. Varios días después, se expandió, diciendo que parece haber cambiado la forma en que el virus interactúa con su huésped.

Sus comentarios fueron repetidos por Matteo Bassetti, jefe de la clínica de enfermedades infecciosas en el hospital San Martino en la ciudad de Génova, que pregonó: “La fuerza que tenía el virus hace dos meses no es la misma fuerza que tiene hoy”, aseguró.

Mientras tanto, el doctor Donald Yealy, investigador del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, precisó que también cree que el virus está cambiando: “Algunos patrones sugieren que la potencia está disminuida ya que hay menos pruebas positivas regresan a su hospital y menos pacientes que necesitan ventiladores”.

Voces opositoras

Pero los médicos de la OMS han rechazado firmemente la idea de que el coronavirus está perdiendo su potencia. Maria Van Kerkhove, epidemióloga de la OMS, “en términos de transmisibilidad, y en términos de gravedad, eso no ha cambiado”. Martin Hibberd, profesor de enfermedades infecciosas emergentes en la London School of Hygiene & Tropical Medicine, agregó que “actualmente no hay evidencia para apoyar la teoría, a pesar de los estudios en curso”.

Otra explicación para estas cifras divergentes es que las pruebas de coronavirus han mejorado drásticamente desde el comienzo de la pandemia. Incluso en países que no eran sospechosos de manipular sus datos al inicio del brote, como Irán y China, la velocidad a la que se propagó la enfermedad superó con creces la capacidad de los países para probarla.

Pero desde entonces, los líderes mundiales han invertido grandes sumas de dinero para aumentar su capacidad de prueba y acelerar el proceso. Solo en el Reino Unido, la capacidad ha aumentado de 2000 pruebas por día a principios de marzo a 200.000 a fines de mayo.

A medida que aumenta la capacidad de prueba, el número de casos globales parecería aumentar a medida que más personas con síntomas puedan confirmar el diagnóstico.

Los que murieron por la enfermedad tenían muchas más probabilidades de que se les hiciera una prueba incluso cuando la capacidad era baja debido a la gravedad de sus afecciones, lo que significa que es poco probable que este número cambie incluso a medida que haya más pruebas disponibles. Otras explicaciones incluyen una mayor conciencia de la enfermedad, lo que significa que las personas tienen más probabilidades de buscar tratamiento temprano para la enfermedad en lugar de esperar y desarrollar una infección potencialmente mortal.

Los tratamientos también han estado mejorando, con el medicamento contra el ébola. Remdesivir ahora siendo buscado por las autoridades de salud de todo el mundo por sus beneficios. La enfermedad también se está propagando más rápidamente en países que han sido acusados de manipular sus datos, como Rusia, México y Brasil, quizás contribuyendo a las cifras sesgadas.

A nivel mundial, el coronavirus ha infectado a más de 6.6 millones de personas y unas 391,000 han muerto por esta afección. Las regiones que anteriormente eran puntos calientes de la enfermedad, incluidas China y Europa, ahora han logrado reducir las tasas de infección después de imponer bloqueos. Pero el virus todavía se está propagando rápidamente en otros lugares, incluidos los EE. UU., América del Sur, Rusia y la India. Irán se ha convertido en el primer país en reportar una segunda ola de coronavirus, alcanzando un número récord de casos el miércoles al haberlos visto caer inicialmente.

América se mantiene como la región con mayor número de casos totales, con 3,08 millones, seguida de Europa (2,21 millones) y Medio Oriente, donde las infecciones ascienden a 587.000, de acuerdo al informe de la OMS. Europa es por ahora la única región que muestra una curva descendente en sus casos diarios.

Irán, por su parte, concentra las preocupaciones porque el gráfico de infecciones por jornada indica que es uno de los primeros países del mundo donde podría estar produciéndose una segunda oleada de la COVID-19.

Los pacientes recuperados en el mundo, en tanto, son ya son más de 3,2 millones, cerca de la mitad del total, mientras 53.000 pacientes se encuentran en estado grave o crítico, de acuerdo con los datos de las redes sanitarias nacionales.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*